arquitectura

Un local comercial con estética industrial, en pleno centro de Roca

En los últimos años el diseño y la arquitectura de muchos locales comerciales en la región han mejorado su nivel y calificación al profesionalizar su realización. Uno de los casos es el de una reconocida panadería y pastelería de Roca, que inauguró semanas atrás su local en pleno centro de la ciudad. Maximiliano La Sala […]
Redacción
09 de julio

En los últimos años el diseño y la arquitectura de muchos locales comerciales en la región han mejorado su nivel y calificación al profesionalizar su realización. Uno de los casos es el de una reconocida panadería y pastelería de Roca, que inauguró semanas atrás su local en pleno centro de la ciudad. Maximiliano La Sala fue el arquitecto a quien se le encomendó el trabajo; él mismo cuenta cómo fue el proceso creativo.

“A mediados del 2020, durante la etapa dura de la cuarentena Covid-19, me contactaron los tres hermanos Gobbi para contarme que habían alquilado la esquina central de la ciudad, el punto comercial más importante, donde funcionó el bar Avenida durante muchos años en la esquina de Tucumán y avenida Roca. Ahí, en esa esquina querían hacer un nuevo modelo de su ya clásica panadería Valentino, funcionando ahora ensamblada a un bar, café y pizzería”, comenta La Sala.
“Desde un principio intentamos borrarle toda la antigua impronta que trajera la esquina y que desde la arquitectura renaciera un local contemporáneo, con una nueva estética algo industrial”, agrega.


Una configuración lineal de barra–mostrador en el fondo organiza toda la secuencia de productos, desde la panadería, pastelería, comidas, cafetería y cervezas. De esta forma se pueden seccionar los usos e ir cerrando sectores que por la hora del día no se requiera su uso sin anular el funcionamiento de los demás sectores. Por delante de la barra-mostrador, el espacio de mesas se articula para recibir la mayor variedad de clientes, hay barras para quienes van solos, mesas tradicionales, sillones y boxes, todos proyectados hacia el exterior a través de sus grandes ventanales hacia la calle.

<\/amp-img>


“Luego de la experiencia que deja el Covid respecto a la conveniencia de los espacios al aire libre como lugares seguros, decidimos tomar la vereda en su máxima posibilidad, utilizando dos líneas de mesas, una pegada a la fachada, luego la otra cercana a la línea del cordón cuneta, separando la visual y los sonidos de la calle con macetones y plantas que configure un espacio contenido, con una escala menor pero al aire libre”, comenta La Sala.

<\/amp-img>


El frente del edificio se convirtió en un tema muy importante al momento de refundar una esquina que tenía tanta historia. “Si buscábamos hacer algo nuevo, entonces debíamos cubrir completamente su superficie como si fuese una nueva escenografía. Se renovaron completamente las aberturas, las puertas, los accesos y sobre todo se desarrolló una nueva piel superior como el elemento que unifique la imagen general de la esquina. Esta piel es un friso de mosaicos calcáreos suspendido sobre la vidriera y que toma todo el frente de las dos calles, dándole valor estético y presencia urbana a la esquina”, afirma el arquitecto roquense para completar la explicación.

@lasalaarquitectura

Fotos: Gonzalo Maldonado
Diseño gráfico de Valentino: Dardo Gobbi

<\/amp-img>
<\/amp-img>

En esta nota